¿Por qué no todos los niños aprenden igual ni al mismo ritmo? ¿Qué hace que “Luis” no entienda lo que sus compañeros ya saben hacer fácilmente? ¿Y por qué no es capaz de responder en un examen a cosas que parece que sí sabe? ¿Por qué no deja de llamar la atención y levantarse o no se está tranquilo en la silla?  Pero sobre todo, ¿cómo puedo ayudar a Luis desde clase,  con algo fácil y sencillo y  lo más importante, que le resulte útil?

Todas estas preguntas tienen respuesta. Y muchas de estas respuestas tienen solución con Brain Gym® – Gimnasia Cerebral.  Brain Gym es un programa educativo que ayuda de una forma fácil, sencilla y divertida a mejorar  las capacidades de los alumnos en clase. A través de fáciles movimientos del cuerpo, se mejoran las habilidades necesarias para leer, escribir, comprender y razonar, concentrarse o mantener la atención. De esta forma se liberan los bloqueos y se desarrollan todas las capacidades del alumno en su máxima expresión.

Los 26 movimientos de la Gimnasia Cerebral se han desarrollado en un ambiente educativo y han probado, a través de la experiencia en colegios, terapias individuales e investigaciones en más de 80 países, su eficacia a la hora de superar las dificultades de aprendizaje y los bloqueos que éstas causan en los alumnos.

Descúbrelo

¿EN QUÉ TE PUEDE AYUDAR BRAINGYM?

Descúbrelo

Brain Gym basa su trabajo en 5 principios básicos que nos permiten responder a las preguntas planteadas.

1. La inteligencia es innata. Cada persona tienen un ritmo natural de aprendizaje. En la enseñanza actual muchas veces confundimos inteligencia con velocidad de procesamiento de la información. En Brain Gym® respetamos el ritmo innato de cada individuo mostrándole como conocerlo y utilizarlo de forma beneficiosa. Cada alumno aprende a su propio ritmo y cuando éste es respetado el rendimiento mejora.

2. La atención sigue la intención. La atención de nuestros alumnos suele estar en los juegos, las consolas o todo aquello que les aparte de una realidad muchas veces estresante. La escuela no es un lugar atractivo y lo que ocurre en ella tampoco suele serlo. La motivación hacia el aprendizaje es una clave fundamental. Cuando nuestra intención está puesta en algo que nos motiva, nuestra atención fluye con facilidad y el aprendizaje se convierte en algo activo y apasionante, en un aprendizaje real.

3. Aprendemos lo que experimentamos activamente. De la misma forma que la motivación es un requisito fundamental para el aprendizaje, experimentar aquello que aprendemos y construir nuestro propio aprendizaje es la diferencia entre aprender o almacenar información. Al experimentar, construimos la propia vivencia, la hacemos “nuestra” y deja de ser parte de un libro que alguien ha escrito. Cuando una información se convierte en una experiencia personal el aprendizaje se vuelve significativo.

4. Moverse es  necesario para aprender. El crecimiento es una búsqueda del equilibrio entre las cosas conocidas y aquello que nos implica un desafío. En necesario pues moverse hacia los desafíos que plantea el aprendizaje de forma consciente.

5. Interconexión. Cada uno de nosotros es influenciado por los demás. Cada experiencia de un alumno y sus decisiones sobre su desarrollo personal y aprendizaje necesitan ser respetadas. Gran parte del desafío del aprendizaje se basa en la curiosidad por aprender y en la capacidad para tomar riesgos frente a situaciones de aprendizaje nuevas y desconocidas. Al limitar las respuestas del alumno a lo que nosotros pensamos que es correcto sin escuchar la verdad detrás del razonamiento propio del alumno, obligamos al alumno a escoger el camino de la imitación y la memorización para encontrar el respaldo del profesor en las respuestas correctas.

 Bajo estos principios se busca dotar al alumno de herramientas para sentirse seguro en clase, motivado en su aprendizaje y confiado en sus capacidades de experimentar las nuevas situaciones y convertirlas en información aprendida.

El miedo y la inseguridad física o emocional, las emociones desbordadas y el estrés hacen que esto el aprendizaje no sea posible. El cuerpo, bajo estrés, se prepara para luchar o huir. En clase se refleja en niños que se levantan constantemente al baño o a sacar punta, o los que se pegan con frecuencia y tienen agresividad verbal.  Aquellos que no pueden expresar estar reacción automática de lucha o huida, se bloquean, incapaces de contestar a una sencilla pregunta o de recordar la materia en un examen. La reacción automática de lucha y huida es incontrolable desde la conciencia. Esta función prioritaria en la organización de las actividades del cerebro y limita la capacidad de acceder a la capacidad razonar, pensar, recordar, comunicar y atender. El niño en esta situación se siente impotente a la hora de controlar sus reacciones pese a que el profesor le exponga lo fácil que es responder o que la próxima vez no puede gritar.

La solución a estas situaciones pasa por enseñar al sistema a liberar la respuesta de estrés. Entonces volveremos a tener la capacidad de acceder a todas nuestras funciones y habilidades, utilizando todo nuestro cerebro. Los movimientos de Brain Gym proporcionan al sistema la integración necesaria para resolver las situaciones de estrés y el acceso completo al cerebro.

Siguiendo bases teóricas en las que se explica el cerebro como un conjunto de sistemas que regulan el movimiento, las emociones y  el pensamiento, Brain Gym realiza movimientos que integran cada una de estas secciones cerebrales. De esta forma, la capacidad de actuar, sentir y razonar será congruente y nuestro alumno será capaz de enfrentarse a cualquier desafío de aprendizaje que le propongamos.

Brain Gym te ayudará a:

  • Comprender las dificultades del alumno en clase a nivel del procesamiento cerebral de una forma sencilla y útil para mejorar las actividades.
  • Aprender los movimientos de Brain Gym® que ayuden a mejorar las habilidades académicas (lectura, escritura, comprensión, atención, matemáticas, coordinación, exámenes,etc), habilidades personales (autoestima, seguridad personal, etc) y perfeccionar de capacidades específicas (arte, música, deporte, etc)
  • Desarrollar una sencilla planificación de trabajo para tu aula en función de tu ciclo o en tu clase según tu actividad.

Realizar las actividades de Brain Gym® durante apenas 10 minutos todos los días dará la posibilidad a los alumnos que tengan dificultades a reencontrarse con su capacidad de aprendizaje, integrar sus capacidades y acceder a todo su potencial. Aquellos alumnos que no tengan dificultades evidentes mejorarán su eficacia y abrirán nuevos campos de habilidades antes desconocidas.

Bibliografía

“Brain Gym®: Aprendizaje de todo el cerebro”. Paul y Gail Dennison. Edit. Robin Book

“Aprender moviendo el cuerpo”. Carla Hannaford. Edit. Pax Mexico

Webgrafía

www.braingymmadrid.org

www.braingym.org