Uno de los aspectos más interesantes que se trabajan en Yoga en Familia es EL RELACIONAL.  La relación con nuestro cuerpo, nuestra familia, el resto de familias y el propio espacio de yoga.

Un ambiente  distendido con estimulos sensoriales seleccionados conscientementes para el fluir en la sesión predispone al individuo a activar conexiones neuronales relacionadas con el disfrute y la armonía.

Si a esto le sumamos el ritual del inicio de presentación, respiración y calentamiento. Nuestra forma de relacionarnos con los otros será mucho más abierta y flexible. Si esta situación se acota a la intimidad de la familia favorece una conexión materno- paterno- filial más auténtica, basada más en el sentir que en el decir.

Esto es uno de los momentos mágicos que afloran en nuestras sesiones.

Te invito a que lo pruebes con tu familia y/o seres queridos el próximo 12 de junio de 10.00 a 11.30. Gracias por dedicar un tiempo a esta lectura.

Ver esta actividad en nuestro calendario de eventos