El Yoga en Familia: un espacio para aprender el lenguaje del cuerpo, la mente y las emociones.
La propiocepción es un sentido de interocepción por el que se tiene conciencia del estado interno del cuerpo. La propiocepción nos ha enseñado que la vía de comunicación entre el cuerpo y la mente es recíproca. Cuando experimentas una emoción tu cuerpo la reflejará inconscientemente, pero también ocurre lo contrario: si adoptas voluntariamente una posición, tu mente empezará a experimentar la emoción asociada.

Las asanas y/o posturas de yoga son posiciones del cuerpo dirigidas conscientemente para conseguir un determinado fin como puede ser influir en el desarrollo emocional y del comportamiento del individuo. Si observamos la fotografía que acompaña a este post podemos observar dos asanas de la apertura superior del cuerpo.

Desde el punto del vista del yoga ambas están relacionadas con la apertura del chakra del corazón. El Chakra del corazón o “Anahata” es uno de los centros vitales, se cree que es lugar donde reside el alma y el amor. Con el chakra del corazón cerrado o bloqueado sentimos una gran tristeza y desconexión con el mundo. Se evaporan nuestras ganas de vivir. Para desbloquear la energía y abrir el chakra del corazón en sus diferentes dimensiones energéticas podemos practicar estas u otras posturas de apertura que permiten enlongar los meridianos, facilitando el flujo de sangre y energía del cuerpo. ¿Cómo crees que influiría este trabajo corporal en la relación contigo mismo y/o con tus hijos/as?.

Te invito a que lo descubras por ti mismo practicando en casa o acudiendo a unos de nuestros encuentros mensuales. Espero que este post te haya sido de utilidad y nuevamente gracias por dedicarle parte de tu tiempo a esta lectura.

Ideas Clave:

Ver esta actividad en nuestro calendario de eventos