Nuestros pies son una auténtica obra de “ingeniera evolutiva” diseñada para caminar por los terrenos más insospechados.

En la antigüedad teníamos que subir piedras, rocas, trepar por árboles, andar por algunas ramas, huir de peligros por donde fuera, caminar a la intemperie y todo eso lo hacíamos descalzos, con unos pies llenos de articulaciones y huesos que nos permitían amoldarnos al terreno. Ahora lo máximo que hacemos son tres o cuatro gestos con el pie, que son los que hacemos al caminar, al ponernos de puntillas y poco más, siempre dentro de un zapato que no permite que nuestros pies se articulen como podrían hacerlo.

Cuando llegamos a una clase de yoga lo primero que hacemos es descalzarnos, ¿para qué?. Desde un punto de vista energético, estar descalzos es sinónimo a conectar con la tierra. A estar aquí y ahora en el momento presente limitando con una línea imaginaria el pasado y el futuro. Si hablamos desde la mecánica corporal, es decir, desde las asanas propiamente dichas. Descalzarse es liberarse de presiones para mover cada uno de las articulaciones del pie. Esta libertad de movimiento da la oportunidad de fortalecer los pies y los tobillos y aumentar la sensibilidad táctil, movilidad, flexibilidad y estabilidad de esta parte de nuestro cuerpo que suele llevar más peso. Pero en el Yoga los pies toman aun más relevancia tanto y cuanto son imprescindibles para mantener muchas de las poses con las que trabajamos

En nuestras clases de yoga en familia aprendemos a honrar a nuestros pies (podología preventiva) a través de sencillos y divertidos ejercicios: cohetes voladores, parabrisas con lluvia intensa, círculos en el aire, coches acelerando lentamente, pasos de bailarina, …

Te animas a practicar un ejercicio en familia. Elige un espacio libre de objetos y esparce algunos garbanzos y judías por el suelo e intenten coger el máximo posible con los dedos de los pies. ¡Es muy divertido y puede realizarse de varias maneras! Una de las que te propongo es ver quien coge más cantidad en menor tiempo. ¡Recuerda que no en yoga no hay vencedores y vencidos sino juegos divertido y la mayor recompensa pasar momentos felices juntos!. Te esperamos en septiembre. Espero que estes disfrutando de este verano

Ver esta actividad en nuestro calendario de eventos