Hoy quiero contarte la experiencia tan enriquecedora que hemos vivido el puente de diciembre.

Este fin de semana nos ha visitado Carlota López-Peredo para impartir el curso de OBO, Organización Óptima del Cerebro.

En esta ocasión, hemos descubierto nuestra forma única de aprender. Si nuestro motor de aprendizaje está en las emociones y en lo global o, por el contrario, la estructura y los detalles nos abren las posibilidades de conocimiento.
Hemos profundizado en el autoconocimiento de nuestras habilidades innatas más desarrolladas para convertirlas en ventajas. Y cómo de manera natural nuestro cerebro y sentidos se coordinan y cooperan para un mejor aprendizaje.

Insistimos en que lo sencillo es profundo y efectivo. Cuánto más fácil y divertido más receptivo está nuestro cerebro y nuestros sentidos. El estrés desaparece y se produce el aprendizaje con alegría y motivación. A través de ejercicios sencillos y movimiento nos centramos, organizamos, enfocamos, equilibramos y celebramos!

Damos las gracias a las alumnas, a Ángeles, Betsaida, Cande, Dory, Esther, Ester R, Lorena, Nidia y Pilar por atreverse, por compartir. A Mateo siempre fuente de inspiración y ejemplo de espontaneidad. A la profe, Carlota, gracias por estar, por la cooperación desde la coherencia y la igualdad. Por tu naturalidad y saber estar. Por tu entrega. ¡Gracias!

Aquí te dejamos con algunas imágenes del fin de semana. ¡Qué las disfrutes!

carlota abraza a ángeles

En definitiva, la visita de nuestra amiga Carlota nos ha dejado el sabor de la dulzura, la originalidad, la alegría, la asertividad y los valiosos conocimientos que nos llenan de inspiración y motivación para crear un mundo mejor.