En esta época del año es muy frecuente dar y recibir. A veces lo hacemos como una costumbre y otras veces se convierte en un acto reflejo, algo automático. Realmente es una celebración de la LUZ. La LUZ, según sea nuestra creencia espiritual, religiosa o científica es sobre la que estamos todos construidos. Está siempre con nosotros y nos permite descubrir que, más allá de todos nuestros conceptos y creencias, es una fuente inagotable e ilimitada. Que podemos dar y recibir sin medida. ¿Para qué reservar este maravilloso don para unos pocos días?

El Amor es la mayor alternativa al miedo. Somos los creadores del siguiente paso del mundo.

Desde el centro de Kinesiología deseamos que todos los corazones vean que pueden encontrar la PAZ y la TERNURA para dar y recibir sin medida.  Que la PAZ y la LUZ que somos resplandezca desde nuestro corazón. Entregarse a la Vida es el mejor regalo que podemos ofrecer.

Gracias por haber compartido con nosotras tantos momentos llenos de Magia y Alegría.

¡Feliz VIDA y Feliz 2015!

Ángeles y Ester